domingo, 7 de junio de 2015

La garçonne - Victor Margueritte

Etimológicamente, la palabra garçonne proviene de "feminizar" el sustantivo francés garçon (chico) y añadirle el sufijo femenino -e. Hace referencia a un nuevo tipo de mujer surgido en el París de los años veinte que solía vestir y llevar el pelo como los hombres, como protesta y reivindicación de la igualdad de sexo (no de género, somos personas no objetos inanimados). Debemos la palabra a la novela del mismo nombre escrita por Victor Margueritte en 1922 que reedita ahora Gallo Nero.

Desde los primeros párrafos, consagrados a los recuerdos que Monique tiene tirada en la cama mientras que llega la hora para acercarse al rastrillo benéfico, vemos que la protagonista, a pesar de parecer una hija más de la alta burguesía parisina, es distinta. No le importa destrozar los trajes de encaje que otras niñas adorarían por ser "de princesa". Ella quiere recoger conchas y algas del mar y correr por el jardín. Tiene un alto sentido de la justicia y solo se casaría si estuviera enamorada. En su formación, una figura sobresale muy por encima de sus padres: su tía Sylvestre, su verdadera tutora.

Monique cuenta ahora con veinte años y se va a casar con Lucien, al que ha dado su virginidad a ocho días de la boda; pero qué más da, está realmente enamorada  Él, por su parte, es un mujeriego que lo que pretende es apoderarse del negocio del padre de Monique. Una noche Monique ve a Lucien en un restaurante con otra mujer. Se marcha de allí, coge un taxi a la vez que lo va a coger otro hombre y, resentida, decide vengarse de Lucien acostándose con el desconocido. A la mañana siguiente cuenta lo ocurrido a sus padres que, lejos de entenderla, pretenden que lo perdone y continúe con los preparativos de la boda. Monique decide abandonar todo y desaparece un tiempo de la vida social. Cuando reaparece, ya no es la misma. Se ha cortado el pelo y actúa sin preocuparse lo más mínimo por el qué dirán. Las experiencias amorosas y las drogas rompen las cadenas impuestas por una comunidad esencialmente machista. Moviéndose por los recovecos más oscuros y apartados de la sociedad Monique realiza una búsqueda interior para descubrir quién es realmente y qué quiere ser.

Es una novela dura e, imagino que tremendamente escandalosa para la época; por lo que he leído la obra fue duramente criticada y el autor condenado al ostracismo. Se le retiró, incluso, la Legión de Honor, la más importante de las distinciones francesa. Por desgracia, sigue vigente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada