martes, 2 de agosto de 2011

El ruido de las cosas al caer - Juan Gabriel Vásquez


Decir que la literatura hispanoamericana actual gira en torno al ajuste de cuentas con el pasado es decir mucho. Pero tras leerme Formas de volver a casa, de Zambra; El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia, de Pron; y ahora ésta de Vásquez, tengo esa sensación. Sin embargo este libro tiene una virtud que lo diferencia de los otros dos. Es mejor. A mi modo de ver, claro. Si el libro de Zambra pecaba de querer hablar de muchas cosas en poco espacio de tiempo, y el de Pron había partes que no sabías por donde cogerlas (véase la sucesión de sueños estrambóticos que tiene) El ruido de las cosas al caer aborda los inicios del negocio de la droga en Colombia de una manera mucho más clara. Igual es porque estoy mayor y la novela de Juan Gabriel Vásquez tiene cierto corte clásico y yo no soy muy partidario de postmoderneces solo porque es una moda. Me parece muy snob. Claro que también me parece muy snob aquél que dice que solo lee a los clásicos porque ya está todo inventado. Ambas posturas me parecen simplonas. El caso es que el ruido de las cosas al caer me ha parecido una novela muy buena.

Ricardo Laverde muere en las primeras páginas del libro. Es más, ya ha muerto cuando empieza el libro. Antonio ha tratado con él poco, realmente muy poco, en los billares. Sin embargo su historia le intriga. ¿Quién querría matar a un tipo así? Algo habrá hecho, le dicen. El caso es que en el momento del tiroteo también estaba Antonio, que resulta herido. Y eso quieras o no une.  Así que de eso va el libro. De la construcción de un personaje a través de lo que saben otros, un poco a la manera de Citizen Kane. Si ya os había dicho que tenía un cierto toque cláscio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada