sábado, 24 de marzo de 2012

Todo - Kevin Canty

Los tres principales protagonistas de esta novela son personajes golpeados por la vida en busca de una segunda oportunidad. RL, que regenta una tienda de pesca, fue abandonado por su mujer cuando su hija era aún un bebé. June, después de once años sin su marido fallecido, decide que ya está bien de guardar luto. Layla, hija de RL, pasa todo el verano en su pueblo mientras que su novio poeta se ha ido a Rusia a vivir experiencias. Juntos forman una especie de extraña familia. Cada uno a su manera, y cómo buenamente puedan, intentarán retomar las riendas de su vida. Así, RL se refugia en un antiguo amor, Betsy, que se ha hospedado en su casa porque va a seguir un tratamiento de quimioterapia. RL cree que pueden empezar una nueva vida juntos. June, por su parte, pone en venta la casa que construyó junto con Taylor, su marido, y comienza una relación con el agente inmobiliario. Layla, trata de olvidar a su novio en los brazos de Edgar, compañero de trabajo de su padre, casado y con un bebé y otro en camino.

La novela se desarrolla en Missoula, un pueblo de Montana rodeado de montañas, parques naturales y un gran lago. Este emplazamiento actúa como otro personaje más, ya que la aridez y rudeza del paisaje influye en los personajes; así como en su aislamiento. Me ha recordado al ambiente opresor que se respira en las novelas de David Vann, aunque aquí la naturaleza salvaje, más que volver salvajes a sus protagonistas lo que hace es dejarles con pocas opciones de movimiento. 

Se trata de una novela que, a simple vista, parece una más que tira de tópico y, sin embargo, te deja un poso de buena literatura, ya que Canty es capaz de construir un sobrio relato con ciertos toques líricos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada