sábado, 23 de junio de 2012

El hombre que gritó la Tierra es plana - Roberto de Paz

En esta la primera novela de Roberto de Paz veo, como en casi todas las primeras novelas de escritores noveles, la ambición de contar cuanto más mejor, de abarcar, a ser posible, un todo literario. No sé si Roberto de Paz lo logra en este debut literario, pero al menos sí se queda muy cerca.

Creo vislumbrar dos partes muy diferenciadas; una primera parte que abarca prácticamente las tres primeras partes de la novela. Allí, se nos va contando de manera intercalada en el marco espacio-tiempo, diferentes apuntes de Matt y la relación con su padre en Nueva York; de su venida a Madrid; de su relación con su esposa Sara; y la búsqueda de una serie de respuestas con respecto a su familia.

Esto nos conduce a la segunda parte, centrada en el padre de Matt: una especie de revolucionario dispuesto a cambiar el mundo cueste lo que cueste. Él es el verdadero protagonista de esta novela, al menos en esta parte.

El estilo me ha recordado en muchos aspectos a las obras de Paul Auster, en esas idas y venidas de los personajes, en la historia de uno que conduce a la historia del otro, en las casualidades como motor o detonante de la narración en algún punto de la misma. Pero también me recuerda al escritor japonés Haruki Murakami, al menos en la manera de tratar la soledad de Matt frente al mundo y, lo que me pasa a mi cada vez que leo a este autor: que a pesar de que casi nunca me creo del todo lo que me está contando, disfruto con su lectura. Con El hombre que gritó la Tierra es plana me ha sucedido algo parecido. Durante sus páginas he bordeado la inverosimilitud en varias ocasiones pero, lejos de disgustarme, continuaba con la lectura de manera placentera.

Por último, el estilo tiene algo del Palahniuk más comedido y, tematicamente tiene ciertas similitudes con una de sus obras (que no desvelaré).

Como ya he comentado, una primera novela muy ambiciosa en la que se vislumbra a un escritor con pulso  narrativo firme y a un gran fabulador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada