lunes, 18 de julio de 2011

Rosas, restos de alas - Pablo Gutiérrez


Hace meses leí Nada es crucial. Reconozco que no sabía nada de Pablo Gutiérrez; lo descubrí por el premio ojo crítico (uno de los pocos premios “conocidos” que tienen prestigio, a mi modo de ver. Algunos ganadores: Ismael Grasa, Jon Bilbao, Alberto Olmos, Pilar Adón… a mí me sirve como garantía de calidad).  El caso es que empecé la novela y me costó un poco acostumbrarme a su mundo. Sin embargo no podía dejar de leer. Poco a poco fui adentrando en la historia de estos dos parias (Macu y Lecu). Finalmente caí rendido ante la prosa de Pablo Gutiérrez (esto suena cursi, pero es cierto). Digámoslo de otro modo pues: la forma de narrar de Pablo Gutiérrez tiene una fuerza arrolladora (ves, si es que suena igual de cursi). Y en que me baso para ello, bueno, que hasta que cayó ese libro en mis manos yo nunca había leído algo parecido a la prosa de Gutiérrez, ¿alguien me puede decir sus influencias, de qué fuentes ha bebido? En esa historia narraba algo duro, serio, dramático, pero desde el punto de vista de un cuento de hadas. En su día comenté que me parecía un cuento realista y sucio (que no realismo sucio). Y lo sigo manteniendo.

Busqué más obras suyas, pero me fue imposible encontrar Rosas, restos de alas en la edición de La Fábrica. Ahora, felizmente, se reedita junto con seis cuentos. No voy a hablar del argumento, qué más da. Lo importante es la manera en que se aborda, el estilo, la prosa cuidada. En definitiva, que se puede escribir de otra forma. Es cierto que me causó mejores sensaciones Nada es crucial. Esto se puede deber a dos motivos:

1.   Era la segunda obra y estaba más trabajada, más madura.

2.  Era la primera obra suya que leía y me sorprendió más

Si se da este segundo caso, supongo que es porque ya ha dicho todo lo que tenía que decir, que ya no es posible causar esa primera sensación, que solo podrán disfrutarle la panda de neófitos que van a salir a comprar un libro suyo cuando lean esta reseña (es que tengo mucho poder). Yo esperó fervientemente que sea la primera opción, en cuyo caso, espero la tercera obra con ganas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada