lunes, 3 de octubre de 2011

Lolita - Vladimir Nabokov

Lo cierto es que resulta realmente difícil escribir sobre un libro que lleva más de cincuenta años dando que hablar; donde, por cada hoja escrita por Nabokov en esta novela, una legión ha escrito cientos de trabajos, tesis doctorales, apuntes, y un largo etcétera.

Sin embargo, no me voy a privar de escribir unas cuantas líneas sobre Lolita. Nada de hablar del argumento (que ya lo sabe todo el mundo); nada de hablar de las ampollas que levantó el libro en su día (aún hoy día sigue levantando). Simplemente expresar las sensaciones que han despertado en mí esta novela.

La primera, y la más importante para mí, es la de la reconciliación con la literatura. Esto suena a una chorrada, pero para mí es lo que más sentido tiene. La literatura, lo que yo entiendo por ella, es algo más que unas cuantas cientos de páginas que cuentan algo; es algo más que una serie de personajes y sus relaciones; es algo más que una simple historia; por supuesto, es algo más que un entretenimiento. Para mí la literatura es vida. Y la vida es, de algún modo, literatura. No concibo un mundo donde no pueda leer porque yo aprendo de la literatura. Parte de lo que soy, una gran parte, se lo debo a los libros. Parte de mi forma de ser, de mi forma de actuar o de pensar se ha forjado a base de lecturas.

Es cierto que cuanto más lees, también cuanto mayor te haces, hay menos cosas que te sorprenden. Todos tenemos algún que otro libro que nos deslumbró en su momento y que tenemos miedo de volver a leer por si la sensación no es la misma. Llevaba una larga temporada leyendo libros que no acababan de llenarme del todo. No malos, ni mucho menos, de hecho he leído algunos muy buenos. Pero necesitaba algo más. Ese algo más suele ser algo parecido a lo siguiente: un tipo con un libro entre las manos, abriéndolo al azar, releyendo partes; o tirarse en la cama mirando al techo con la vista perdida y pensando en por qué unas cuantas palabras han logrado que se encuentre en ese estado de medio shock. Eso ha sido precisamente lo que me ha pasado con Lolita.


La segunda sensación que me ha producido el libro es algo más peregrina, por nombrarla de alguna forma: ¿cómo es posible que comprenda a Humbert, que sienta que está completamente enamorado de esa chiquilla de doce años, que, hasta cierto punto, justifique sus acciones?


Solo un genio como Vladimir Nabokov puede conseguir que sientas simpatía por un ser como Humbert Humbert. Humbert no es el malo y Lolita la buena, eso sería muy fácil; Humbert y Lolita son dos personajes de carne y hueso (o de tinta y papel, como queráis) y, como tales, son contradictorios, plenos, complejos, en definitiva, humanos.

5 comentarios:

  1. Hola:
    Leí este libro con 20 años o así: una de las lecturas de mi vida.
    Creo que debería volver a leerlo.

    saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola David,
    La verdad es que es una maravilla. Es para releerlo, sin duda.
    A mi su primera lectura me ha cogido algo más mayor, pero como comento en el post, he disfrutado como cuando tienes menos lecturas, menos vida, y eres más impresionable. De todas formas, aunque lo hubiera leído con cincuenta creo que las sensación habría sido la misma. Es lo que tiene la buena literatura.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. De acuerdo en todo, menos en eso de que cuanto mayor te haces, hay menos cosas que te sorpreden. La capacidad de sorpresa no tiene, para mí, nada que ver con la edad.

    Yo tengo un libro de esos que dices que me atrapó en un momento de mi vida, que me produjo ese estado del que hablas, y que tengo miedo de releer, por si las sensaciones ya no son las que fueron. Es Crimen y castigo de Dostoievski.

    Pues eso.

    ResponderEliminar
  4. Hoy empezaremos con algo diferente. Oiremos las primeras líneas de Lolita de Vladimir Nabokov leídas por él mismo: Lolita, light of my life, fire of my loins. My sin, my soul. (Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía).
    http://joseluisregojo.blogspot.com.es/2012/03/lolita-el-diablo-es-mujer-actua-por.html

    ResponderEliminar